Somos Patrick, Maia y Tori 🐶. Patrick es del norte de Nueva York y yo soy originaria de Bulgaria. (Por cierto, Tori es de Kentucky) Nos conocimos hace nueve años en Puerto Rico. Después de que Patrick me cortejase desde lejos (en ese entonces él vivía en París, Londres y también en Florencia), finalmente pudimos comenzar nuestra vida juntos en Cincinnati.
Tuvimos una gran vida allí. En el transcurso de nuestros cinco años allí crecimos, echamos raíces, teníamos un gran grupo de amigos, y habíamos comprado cuatro casas. Estábamos viviendo en una casa enorme que acabábamos de renovar cuando en nuestros trabajos nos ofrecieron trasladarnos a Suiza. Creo que nos tomó alrededor de dos segundos decidir ir, así que vendimos todo: las casas, nuestros coches, muchos de nuestros muebles, y nos pusimos a preparar la mudanza. ¡Eso fue mucho trabajo! No dejamos en Cincinnati ningún compromiso ni ninguna deuda. Pero tampoco ninguna raíz.

Cuando llegamos a Zürich, rápidamente nos dimos cuenta de que, si bien el entorno era diferente y teníamos más tiempo libre (sin proyectos de casas), en realidad, gran parte de nuestra vida se mantenía de manera muy similar, es decir, enfocada en un trabajo que no encontrábamos satisfactorio. Un mes después de mudarnos, mientras aún estábamos en una vivienda temporal, decidimos que no podíamos continuar de esta manera. Ya habíamos estado frustrados con el trabajo durante años, pero nuestra libertad recién descubierta, y un poco de inspiración de un sitio web llamado Mr. Money Moustache, hicieron que nos resultara imposible quedarnos. Una vez que la idea de una jubilación anticipada estuvo en nuestras cabezas, sólo nos tomó un minuto pasar a la idea de renunciar inmediatamente y buscar una mejor situación profesional para nosotros más adelante.

¿Por qué decidieron hacer este viaje?

Una vez que tomamos la decisión de dejar nuestros trabajos, estando en Europa, decidimos que no podíamos dejar pasar la oportunidad de viajar. Nos generó mucha ansiedad la decisión: por primera vez en más de una década estaríamos sin ingresos. Pero nos dimos cuenta de que nunca habría un mejor momento.

¿Cómo fue la preparación?

Bueno, tuvimos algunas consideraciones al planear la forma en que íbamos a viajar. Por un lado, pensamos en el tipo de automóvil, las comodidades, el tiempo, los lugares más importantes que queríamos conocer. Y por otro lado, teníamos que poder viajar con Tori, y yo (Maia), que nunca había pasado una noche durmiendo afuera 😳 en toda mi vida. Finalmente, esperábamos viajar durante aproximadamente un año, por lo que mantener los costos y las tareas diarias, como hacer café o cocinar, era un factor importante. Así que la conclusión de viajar en una camioneta pequeña llegó rápidamente. Somos personas que amamos hacer proyectos, por lo que inicialmente yo quería diseñar y construir nuestra propia camioneta, pero el pragmatismo de Patrick prevaleció: no teníamos herramientas o espacio para emprender tal proyecto ni, por supuesto, experiencia alguna. Así que optamos por comprar una furgoneta camper usada, tratando de equilibrar conveniencia, confiabilidad y costo. Terminamos con una Fiat Ducato de 5,41 m de longitud (Globecar Roadscout R 2014, para ser exactos) y en conjunto, debo decir que ha funcionado bastante bien, considerando que está transportando y alojando a dos personas y un perro a tiempo completo. No tenemos ningún reparo en viajar en autocaravana, pero creo que hubiéramos preferido un lugar diseñado y construido por nosotros mismos. (¡Todavía hay esperanzas, América del Norte también sería divertido en la caravana!)

¿Qué lugares han recorrido?

Hemos estado un mes en España e Italia, tres semanas en Noruega,  y un par de semanas en Bulgaria. Hemos pasado entre un par de días a una semana en Montenegro, Croacia, Eslovenia, Austria, Hungría, Serbia, Rumania, Eslovaquia, República Checa, Alemania, Dinamarca y Suecia. En el tiempo que nos queda, visitaremos Holanda y Bélgica por unos días, y luego nos dirigiremos a Francia y allí estaremos un mes, aproximadamente. Para entonces, tendremos que volver a Zúrich, pero tal vez podamos escabullirnos en algunos viajes más por Suiza. ¡Es difícil de creer, pero el tiempo pasó tan rápido!

¿Cuáles eran las sensaciones antes de emprender esta aventura?

¿Es aceptable decir que nos sentíamos insatisfechos? De una y mil maneras nuestra vida era realmente grandiosa. Somos jóvenes, saludables, tenemos familias y amigos cariñosos, no teníamos deudas ni grandes preocupaciones, contábamos con trabajos que nos proporcionaban buenos beneficios y salarios, y la aceptación o el “respeto social” que implica el hecho de tener un empleo muy bien remunerado. Disfrutábamos de vacaciones en lugares increíbles, como Bali, Singapur, Brasil, Italia, Corea del Sur. Nuestros ingresos nos dejaban margen para disfrutar de restaurantes excelentes y muchas otras cosas materiales sin preocuparnos por su costo. Al mismo tiempo, pasábamos la mayor parte de nuestras horas concentrándonos en un trabajo que, en nuestra opinión, no era productivo, por decirlo de alguna manera.

¿Cuáles creen que fueron las cosas más difíciles que han sucedido durante vuestro viaje? ¿Y qué aprendieron sobre eso?

Creo que la mayoría de las tareas requieren más tiempo y un poco más de planificación. Por ejemplo, ¿Duchas? ¿Lavandería? ó ¿Dónde vamos a viajar o dormir (especialmente si estamos en una ciudad)? Cuando vives en una casa (fija) todas esas cosas ocurren de manera natural y rápida, sin pensarlo dos veces. Odio que tengamos que perder tiempo planificando (y ejecutando) todas estas cosas aparentemente pequeñas, pero no he podido encontrar una buena forma de evitarlas. Otra cosa de la que dependemos mucho es el clima. Si hace demasiado calor y no hay sombra, la camioneta está insoportablemente caliente; si hace demasiado frío puede ser un poco difícil pasarlo allí. Lo peor es cuando llueve mucho. A donde sea que vayamos, llevamos a Tori,  así que la mayor parte del tiempo estamos afuera. Cuando estás viviendo en un espacio pequeño, necesitas ser ordenado, y también quemar algo de energía para mantener tu mente despejada. Si estuviéramos diseñando nuestra propia camioneta, priorizaríamos algunas cosas que nos harían un poco autosuficientes por más tiempo, como: 1) Contar con energía solar (para que nuestros dispositivos no se agoten y tengamos que conducir o ir a un camping para cargarlos); 2) Contar con duchas más fáciles (podemos ducharnos en la camioneta, pero es mucho trabajo y lleva un montón de agua). Por lo que es menos probable que hagamos un buen entrenamiento o que pasemos más tiempo afuera si está fangoso y lluvioso; 3) Tener una cocina más grande (tenemos, básicamente, una cocina de viaje y una bodega de vino y cerveza)

¿Qué cosas creen que fueron las más sorprendentes que les ha ocurrido durante el viaje?

¡Noruega! Es sólo una broma, en parte. Nos ha impactado su naturaleza, su impresionante belleza, día tras día. Por supuesto, esto no es específico de Noruega, o de Europa (aunque hay MUCHA belleza allí), pero viajar a nuevos lugares te da un nuevo par de ojos, observas y aprecias cosas que pueden no haber captado tu atención en casa. Además de eso, ambos hemos notado que ya no sentimos pánico de las mañanas ni de los lunes. Esto no quiere decir que estamos disfrutando de cada momento de cada día, sino que estamos realmente encantados de cómo pasamos nuestro tiempo. Sentíamos curiosidad por lo que nuestras conversaciones podrían cambiar después de casi una década de hablar (es decir, discutir) sobre el trabajo casi todas las noches. Lo curioso es que ni siquiera notamos la ausencia.

Y después de este viaje, ¿Qué van a hacer?

Nuestros padres también quisieran saberlo. Desafortunadamente, sólo tenemos una idea muy general de regresar a Estados Unidos,  y comenzar un negocio allí, produciendo algo que valoremos. ¡Y espero que también disfrutemos del proceso!

¿Qué podrían decirle a las personas que quieren hacer este tipo de cambio en sus vidas, pero aún no se animan?

Bueno, ¡Todavía no somos una historia de éxito! Aún no ha terminado este viaje, así que no me siento capacitada para dar consejos. El tiempo dirá. Pero sí creo en la importancia de analizar tus decisiones y la forma en que vives tu día a día. Durante la mayor parte de nuestras vidas seguimos, en gran medida, el ritmo de lo que se esperaba de nosotros, y eso no implicó una mala vida, pero no era la vida que queríamos. Lo que puedo decir es que hay que tener claridad en la mente para decidir honestamente lo que realmente quieres versus lo que no valoras demasiado (incluso si muchos de tus amigos lo hacen). Creo que la clave es crear tu propia “receta” para una vida mejor.

Bonus

Para aquellos interesados en hacer un balance de su vida, les recomendamos la carta de Séneca a Paulino “Sobre la brevedad de la vida”; la leemos y releemos una y otra vez. También hemos escuchado, por lo menos una docena de veces, a David Foster Wallace en el discurso de graduación de la clase Kenyon de 2005 (pueden verlo aquí: https://youtu.be/8CrOL-ydFMI)

Pueden seguir a Maia, Patrick y Tori en sus aventuras en Instagram @life_speeds_on

 

Recent Posts

DEJA TU COMENTARIO