Una de las principales fuentes de inspiración y creación es la observación de la vida cotidiana. Es la sustancia de la que se nutren las ideas, los escenarios, las tramas, los personajes. Nuestro día a día, y lo que ocurre en él, a veces se vuelve invisible a nuestros ojos. Por eso, si somos capaces de observar más atentamente, podremos reconocer lo extraordinario en ese mundo cotidiano, y descubriremos historias totalmente nuevas. Y este será un primer paso de nuestra escritura.

¿Cómo podemos ser capaces de percibir otros sonidos de la vida en el ruido cotidiano? Entrenándonos para detectar aquello que resulta imperceptible para otras personas. Salir al escenario cotidiano, movernos por él, caminar, fotografiarlo, dibujarlo, tomar notas, son excelentes formas de redescubrir la realidad que nos rodea y percibirla con otros ojos. George Perec, uno de los escritores franceses más imaginativos del siglo XX, proponía: “Observar la calle de vez en cuando, quizás con un esmero un poco sistemático. Aplicarse. Tomarse su tiempo. Anotar lo que se ve. Aquello que es importante. ¿Sabemos ver lo que es importante? ¿Hay algo que nos llame la atención? Hay que ir más despacio, casi torpemente. Obligarse a escribir lo que no tiene interés, lo que es más evidente.” Observar atentamente es una forma de salir del “piloto automático” en el que nos movemos y actuamos, y entrar en contacto con otra parte de nosotros mismos, con nuestras emociones. Se trata de ejercitar nuestra mirada sobre el entorno y lo que percibimos, y a partir de allí realizar nuestro proceso creativo.

La consigna de este mes es convertir nuestra vida diaria en una aventura que nos proporcione los elementos necesarios para alimentar nuestra mirada y escribir sobre lo cotidiano. Todos los días nos encontramos con esa sustancia. Hay que animarse a interrogar lo habitual, a vivir más conscientes de lo que nos rodea: las situaciones, las personas, los espacios y los objetos que nos atraviesan, y a partir de allí narrar historias.

 

Recent Posts

DEJA TU COMENTARIO