PALABRAS REUNIDAS

30 días para escribir mejor

El programa que te ayudará a crear un hábito de escritura, perder el miedo a la hoja en blanco y ser tú misma escribiendo

Todas tenemos algo importante que compartir con el mundo, aunque muchas veces nos frenan los miedos.

La escritura es una herramienta fundamental de comunicación.

Prácticamente está presente en cada ámbito de nuestra vida.  

Si quieres hacer una presentación, tendrás que escribir para organizar tus ideas.

Si quieres producir contenido informativo, educativo o de entretenimiento, tienes que sentarte a escribir.

Pero también es útil como herramienta de conocimiento que nos permite descubrir aspectos desconocidos de nosotros mismos.

Es el combustible para todo. 

Seguro que si estás por aquí es porque quieres escribir mejor y poner tus ideas de forma creativa sobre un papel.

Eso tiene sentido. Pero te hago una pregunta, ¿estás practicando últimamente?

Porque la mayoría no practica. Y, justamente, ejercitar es lo que te hará mejorar.

Cuando tienes el hábito diario de escribir, te conviertes en una fuerza imparable. Estarás pensando quién tiempo para practicar.

Casi nadie, cuando se trata de redacción. 

Bueno, es hora de cambiar eso. 

Por eso diseñé este programa para que empieces a practicar sin volverte loca, sin invertir mucho tiempo y disfrutando el proceso creativo.

Podrás superar los distintos miedos que te bloquean al escribir y ser tú misma escribiendo.

Descubrirás qué tipo de escritura te hace feliz y a la vez te funciona.

Aprenderás una rutina de trabajo que te permita producir resultados todos los días.

Tendrás a mano  recursos y herramientas creativas para inspirarte.

¿Qué incluye este reto de escritura de 30 días?

30 ejercicios de escritura en audios, a los que accederás fácilmente a través de Telegram

 30  lecturas  recomendadas que te servirán para descubrir recursos de otros autores

Grupo Telegram exclusivo donde podrás aclarar todas las dudas y consultas 

 Plataforma privada para compartir tus textos con la comunidad