Me enamoré del otoño
con su voz dulce y débil,
de este sol de corto vuelo
y de las noches alargadas.

.

Me enamoré de las hojas
moribundas en la tierra,
y de las que aún les quedaba
su metamorfosis cromática.

.

Me enamoré de esta sensación
– dentro mío –
del pecho aprisionado,
de la sonrisa sostenida entre mis labios,
de la tibieza en mis brazos,
y mis ojos intentando atrapar colores.

Recent Posts

DEJA TU COMENTARIO