Están los árboles caídos a mis pies,

con sus raíces expuestas.

Yacen sobre el bosque tumba.

Me cuentan historias

sobre sus húmedas infancias

y, astillados de recuerdos,

se deshacen en papel.