Niña interior

Niña interior

Te miro de reojo y sonrío, siempre lo hago, sobre todo cuando siento que voy a salir a jugar. Te miro, apenas me reconozco. Levanto las cejas, sorprendida de mi propia voz. Ahora es más gruesa, pero sigue siendo suave, como los pañuelos que guardaba mamá en el segundo...
Rayuela

Rayuela

Rayuela, para conocerme y pintar mis mundos con una tiza. Contar uno, dos, y así hasta diez. Observar la tierra y luego el cielo. Tirar la piedra con tanto afán como quien tira una intención al universo. Calcular el terreno dibujado, el vuelo azaroso del pedrusco....